BLANCO – NEGRO

Publicado: enero 31, 2012 en Uncategorized

Esta es la historia de una pareja que se querian mucho. Tenian algunas diferencias que iban solventando a base de amor, paciencia  y tenacidad.

Él era un chico de media estatura, delgado, alegre y  jovial, trabajaba a pesar de que aún estaba estudiando y ayudaba a su familia en todo y más de lo que una persona joven podia hacer.

Ella era también de media estatura, delgada y màs alegre, por eso de ser chica y también se hallaba en las mismas condiciones que él, trabajaba, estudiaba y cuidaba de su casa .

Suponiendo que él al ser hombre lo pintamos negro, a ella por ser mujer la pintamos blanca. Los dos sólo pensaban en complacer el uno al otro. Un día se le aparece un ángel y les pide un deseo a cada uno, pero sin consultar nada el uno al otro.

Luego una vez pedido y concedido el deseo se vieron las caras y comprobaron que él (negro) había pedido ser blanco, y ella (blanca) había pedido ser negra.

Extraído de una escena de TV.

Anuncios

Una segunda oportunidad

Publicado: enero 31, 2012 en Uncategorized

Sucedió una vez… hace muchos años……

Era a finales de los años ochenta, las carreteras de Cataluña todavía no estaban actualizadas, porque años y años han tardado, carreteras de Cataluña, de Aragón hasta ahora año 2.012  están medianamente decentes.

Circulaba un turismo por la carretera Nacional  II de Barcelona a Huesca , en su interior se hallaban ocupando el vehículo cuatro personas, el conductor de unos treinta y pico de años casi cuarenta y su esposa de otros tantos, además de un chico y una chica de unos doce y diez  años respectivamente.

El paisaje a pesar de ser un trayecto que hacian muy a menudo era muy bonito, con vistas a los pueblos, en los que hacian paradas para comprar el pan, vino, embutidos especialidades de la casa y algunos frutos cogidos del huerto familiar, aunque repetitivo eran paisajes amenos ya que en las antiguas carreteras se pasaban por el centro del mismo pueblo, ahora ya con las autovias éstas  están alejadas de los nucleos principales y no ves más que montañas y el pueblo a lo lejos si es que puedes verlo.

Seguian pués por esa carretera nacional y el conductor en ese momento dice: voy a adelantar a estos dos autocares, uno a uno ya que hay distancia entre ellos para poder colocarme. Instantes antes estaban mirando un paisaje con un sol moderado pero acogedor e,  instintivamente al hacer la maniobra de adelantar todos miraron al lado contrario de la carretera pues era de  dos direcciones, no venia nadie…. , no se veia nada extraño……. ningún vehículo…

Y de golpe se encontraron en medio de la  NADA , no se veia nada no se avistaba nada por delante, por detrás, por los lados, todo era una nube blanca y densa, de pronto comprendieros que se hallabn en medio de una niebla muy densa típica de los llanos de Lèrida.

La madre se giró para ver a los niños y éstos tenian los ojos abiertos como platos y la boca abierta pero sin decir ni pio, ni chillar..nada… como la madre…. todos callados y dejando al conductor hacer los más adecuado. Efectivamente no se veia nada y como era de suponer podiamos esperar en cualquier momento que se les presentara un vehículo que circularia por su carril correctamente. Toparse con él.. y no saber que podría pasar… a los pocos segundos se vió una luz muy ínfima, no era de unos faros, no, era de color ámbar parecia que era la luz de un intermitente, posiblemente del autocar de delante que los avisaba de algo, tal vez de que venia un vehículo, tal vez. Así que por instinto y pensando que los autocares aún guardaban la distancia entre ellos el turismo adelantó y se colocó casi sin ver nada entre los dos autocares,  en ése instante se hallaban ya a salvo. La madre en ése instante miró al lado del conductor y vió pasar a la mínima .. un camión y sin luces de los faros,  nada..

Pasaron tan sólo unos segundos ..o fueron muchos….pero también fué una gran suerte de que el camión no viniera antes, se habrían encontrado de cara y chocado y a saber que habría ocurrido. Al rato la niebla se despejó, se pudo adelantar al autocar no sin antes tocar el claxón mútuamente y avisando que todo estaba bién. Los niños se portaron como unos campeones..todos, de haber hecho locuras lo único que se habría conseguido es incomodar al conductor y éste no poder hacer la maniobra más adecuada.

Como es de suponer  este hecho le sucedió a mi familia y yo de co-piloto, lo podemos contar y hemos tenido una gran segunda oportunidad.

Texto completo de gateta presumida.